El mejor destino: mi hogar

person Publicado por Ofelia Home Decor list En: Casas reales con personalidad En comment Comentario: 0 favorite Visitas: 695

Este mes os digo "hola" desde mi casa, ahora que ha dejado de ser un sitio de paso para convertirse en un lugar para quedarse. Dice la cultura popular que no somos conscientes de lo que tenemos hasta que vivimos una situación crítica. Durante este mes lo he sentido en mi propia piel. Este confinamiento me ha hecho redescubrir mi propio hogar, vivirlo como se merece, entenderlo como un refugio y disfrutarlo como un lugar cómodo y seguro donde estar. Recuperar el valor de lo cotidiano, un lugar en el que estar, quedarse y cuidarse.

Por eso este mes, he decidio compartir mi hogar y las claves que hacen de él un lugar único para mi. Te invito a que lo recorras conmigo.

Si te digo que uno de los puntos principales en mi casa es la cocina, ya me imagino que no voy a sorprenderte. Es el corazón de mi hogar. El tiempo que dedico a cocinar es tiempo que dedico a cuidarme, donde pasar las horas preparando algo rico con todo el mimo y, ahora sí, con todo el tiempo que necesario. Cocinar a fuego lento, probar platos que nunca me había atrevido, crear otros nuevos, preparar menús para cuando todo esto pase poder celebrarlo con una comida entre amigos y familia. La cocina sigue siendo el mejor lugar para encontrarse y compartir. Por eso es un lugar abierto donde destaca una isla que hace también de barra y que da espacio a un amplio comedor. Ya sabes cómo me gusta recibir visitas.

En la foto, vajilla Firenze: cuenco de cerámicaplato llano de ø20 cm y ø260,7 cm.

Al igual que la cocina se caracteriza por la mezcla de materiales nobles, como el mármol, la madera o el ladrillo, mi mesa es un combinación de texturas, colores y materias. Incluso las sillas tienen diseños diferentes donde las que es el color quien unifica.

Ni un solo día he renunciado a poner mi mesa, ni ha vestirla desde que empezó el confinamiento. Con mayor motivo cada desayuno, comida, merienda o cena es una celebración y doy más importancia a este ritual. Por no hablar del brunch del domingo.

Vajilla enamel modelo Nature: taza y plato llano ø20 cm, mantel individual Nera y paño de algodón Mijares.

Vasos y copas con distintos colores y diseños, platos y bowls con distintos acabados, manteles individuales, caminos de mesa, servilletas y cualquier accesorio de cocina dan dinamismo y optimismo a estos momentos del día y me permiten saborearlos más aún.

Vaso de cristal marrón Sully , servilleta rallada de algodón Almanzoracuchillo y tenedor Rodin, plato hondo ø24 cm Karmaplato llano azul ø26 cm Karma.

Plato llano ø27 cm Carrara, vaso de cristal violeta Sully, tabla de cortar ø25cm Galia, bowl de cerámica ø15 cm Carrara, mantel individual rectangular de algas marinas Aimé y mantel individual ø30 cm Adrien.

El salón es otro de los espacios con más vida en mi hogar, tanto cuando antes venías visitas y había un ambiente más animado, como ahora que lo disfruto sola, ya sea con un libro, una películo, una llamada,... o simplemente descansando. Un sofá amplio y confortable es la pieza sobre la que se organiza el resto de mobiliario, que luego puedo cambiar de disposición dependiendo si entorno es más íntimo o más social e invita a la conversación. Acompañado siempre por textiles como cojines y mantas que lo hacen aún más acogedor.

Sofá 3 plazas Atlas, manta punto tricolor Allende, mesa de café ø80 cm Barón, mesa auxiliar ø40 cm Barón.

En este punto son claves las mesas de centro y las auxiliares. Sin olvidar los objetos decorativos que son los que definen el carácter de la estancia: velas, antigüedades, fotos, cuadros, botellas antiguas, jarrones, donde el cristal y la madera se mezclan, los estilos se difuminan,... dando un toque muy auténtico.

Cuadros con láminas vintage, velas Amarilis h10 cm, h15 cm, h20 cm y botellas antiguas Bobal.

Tarros de acabado envejecido con velas aromáticas en su interior, Green Bamboo, Black Opium, Orange Blossom & Neroli y Gingerbread.

Al tratarse de la habitación más amplia, me gusta crear pequeños córners para realizar distintas actividades de manera que este área de la casa sea muy versátil y se adapte a mis necesidades con muebles más pequeños y manejables, sillas ligeras de ratán y mimbre, taburetes que a veces hacen de asiento extra o de mesita, cestos para organizar,...

Cesta de mimbre Cyril ø30 cm, Cesta mimbre Damien ø35 cm, cesto de mimbre Déodat ø30 cm, cucharas antiguas decorativas Baalbek, taburete de bambú bicolor Tavira, manta de algodón Mistral, silla de bambú Mikonos, cesta Émile, alfombra de yute redonda ø150cm Ixil, alfombra de pasto marino 200x90 cm Löic, alfombra de algas marinas ø150 cm Mathis.

Así, por ejemplo, aprovecho la zona más luminosa para tomar el sol dentro de casa con una lectura rápida o mientras tomo un tentempié. Las alfombras me permiten aprovechar más las superficies y que el suelo también se convierta en un lugar cálido, donde en ocasiones me siento o realizo yoga.

Foto de la izquierda: taburetes de madera Titán y Gabriel, servilleta Natura, velas en tarro vintage Green Bamboo y Black Opium, taza de café con plato Karma. Foto de la derecha: cojines de algodón 50x50 cm Chacel, Laforet, Bombal, silla ratán Dover, taburete Arthur, manta de algodón Janés, alfombra de yute y lana 120x180 cm Eskimo.

Las áreas de tránsito como pasillos también son susceptibles de ser decoradas y disfrutadas. Entre la cocina y el salón tengo una zona de descanso diferenciada por una alfombra donde toma protagonismo una silla más ancha que es perfecta para añadirle unos cojines y que normalmente utilizo para tomar una infusión antes de acostarme. En ese pasillo una barra de madera es mi lugar favorito para desayunar y se convierte un mueble extra cuando tengo algún en encuentro en casa.

Cuenco de papel decorativo Stoke, rueda antigua decorativa Borobudur, ramo flores secas Cerbesa, postavelas de cristal Lola, bowl cerámica ø15 cm Drop, plato llano de cerámica Drop ø16,5 cm y ø22 cm , mantel mediano Jara, camino de mesa mediano Alfa, taburete tapizado Antoinette, botellas antiguas deco grandes Pinnot y Merlot y alfombra de yute ø120 cm Azteca.

En otras ocasiones estas zonas las dedico al almacenaje, de manera que el resto de espacios puedes estar liberados. No me importa que los muebles sean vistos y permitan ver los objetos que hay en su interior. Me encantan la vitrinas. Son como pequeños museos que dicen mucho de cómo soy.

En esta línea, no me olvido del recibidor, punto de tránsito entre el interior el exterior. Con solo un sofá, unas plantas, algo de decoración y una pequeña mesa, la entrada ya tiene una presencia propia. Si antes era el lugar en los que mis invitados dejaban bolsos y abrigos, ahora se ha convertido en un lugar de descanso y una ventana al exterior. 

Maceta de cemento ø26 cm Vesubio, macetero de cemento ø43 cm Kilauea, sofá 2 plazas Arthur, mesa de bambú y ratán ø45 cm Celine, bicicleta antigua Agrigento.

El baño es otra parada a reseñar. No he dejado de lado mis rutinas de autocuidado y este es el lugar idoneo para ello. Un buen baño acompañado de velas aromáticas, un mascarilla,... o incluso algún peinado que no me había atrevido a probar para salir de casa son una buena excusa para mimarme y dedicarme un tiempo para mi misma. Un gran espejo genera amplitud y comodidad para realizar todas estas tareas. Un mueble y una estantería me permiten tener organizado de manera muy accesible todo lo que necesito para ello. De nuevo, también aquí, los metales, azulejos y madera conviven. Las paredes blancas añaden luminosidad y destacan los muebles y griferías.

Botellas marrones vintage Sirah nº 3.2, nº5 y frasco cristal nº 9.

Y lo que en estas semanas es el rey de la casa: mi patio interior. Su disposición estrecha y alargada no es ningún inconveniente para mi. Aquí las macetas y plantas tienen rienda suelta, junto a ellas el moviliario exterior y las velas hacen del entorno muy aprovechable durante todo el día y noche.

Macetero de terracota Khotan grande, Maceta de terracota Khotan mediana y pequeña.

Por último el dormitorio, definido por tres protagonistas: la madera, los textiles y una suave luz. Estos tres componentes me invitan al descanso solo con cruzar su puerta. Un gran armario y la cama son las piezas principales. El cambio de textiles y pequeños objetos decorativos, me permite renovarlo según el cambio estacional con tonos más tenues durante el invierno y más frescos en el verano. Y siempre con un difusor de fragancia en mi mesita de noche para facilitarme el relax.

Esta es mi casa, la casa de estar y para estar. Mi templo y mi oasis cotidiano. Hoy más que nunca reivindico el valor de poder disfrutar de ella.

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar o Restablecer la contraseña